29 noviembre 2005

 

Cuéntame un cuento

¿Cuándo dejamos de creer en cuentos de hadas? La ingenuidad de la infancia va disipándose a medida que dejamos de ser niños. ¿Y los cuentos? se van borrando de nuestros corazones ... ya no hay doncellas, ni hadas, ni dragones ...Al libro de los cuentos le están desapareciendo sus historias:

Me gustaría que los cuentos no se olvidaran, ni se perdieran y que siempre halla alguien que imagine uno nuevo. Me gustaría que todos tuvieramos nuestro cuento, que nunca dejáramos q se quede en blanco.


28 noviembre 2005

 

Desasosiego

En ocasiones busco la soledad para refugiarme en mí y encuentro desasosiego. Me relaja, es como cuando miro al mar, al horizonte y veo su línea en el infinito. Como el barco que se deja llevar por el viento y surca el reflejo del sol en sus aguas.
De vez en cuando lo necesito, para frenar un poco el reloj del tiempo. Aprovechar un rato para estar conmigo, sin pensar en nada, sin querer nada, sin necesitar más que el aire que respiro.

24 noviembre 2005

 

Llueve

Jueves, diez de noviembre. Hoy se ha calmado su sed, las nubes han llorado y su agua ha empapado la tierra. Los naranjos brillan y el aroma a azahar envuelve el aire en la ladera.
Hoy, por fin, ha llovido y nuestra tierra agradecida, vuelve a mostrar su encanto. Espero que este invierno, siga regando nuestros campos de melones, de limones, de naranjos, de alcahofas, de pimiento, de tomate, de lechugas... que siga regando nuestra huerta murciana.

20 noviembre 2005

 

Inicio



Siempre he tenido la inquietud de escribir. Quizá cuando lo hago de forma intimista, me ayuda a que mis sentimientos se liberen, a que mis pensamientos se ordenen. Son comunicaciones breves que varían segun el momento. A veces quiero compartir una idea, algo que me ha llamado la atención. Otras veces, la mayoría de las veces, creo que simplemente, corra mi mano a toda velocidad, sobre el papel plasmando en él una explosión de sentimientos que necesito liberarlos.

Hubo un tiempo en que escribía un "diario" . Ahora cojo un boli y un papel y voy corriendo tinta. A veces lloro y las letras se emborronan, parece que el folio absorve mi angustia. La versión actual de esta actitud la llaman blog: la pasión por escribir y por leer. Cuando termino siempre me pregunto qué hacer con lo que he escrito... he pensado destinarlos a un blogg. El tiempo dirá qué tal.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?