13 marzo 2006

 

El café

Julia se sienta ante el café expreso y pierde su mirada en la espuma. Son los únicos momentos del día que los dedica a sí misma y a sus pensamientos. Una vez por semana visita al psicólogo. La terapia, dicen, que la ayuda.
Yo creo que lo que de verdad necesita es alguien con quien compartir esa mirada, que la mime y la consuele. Sin decir nada, sólo con estar presente.
Sin embargo, no puede evitar sentirse sóla, no puede evitar sentir la presión de responsabilidad que en ocasiones la ahoga. Perfeccionista y exigente, ha creado a su alrededor una coraza, dando la impresión que todo lo soporta. Casi nadie cuestiona el esfuerzo diario que requiere su vida: Es ella y en ella es posible!
Pero Julia se siente cansada, agotada...¿por qué nadie acude a arroparla?
Parece que sus lamentos nadie escucha...¿será que no sabe hablar en alto?
Parece que su esfuerzo no existe
parece que su dolor no significa,
parece que su risa no agrada,
parece que su amor no basta...
Quizá es que no miró en el sentido correcto.
Porque al final sí acude alguien a su encuentro,
porque quien menos esperaba ofrece su mano.
porque es bueno valorar quien está a su lado,
porque en el cielo hay una estrella que ilumina su paso,
porque hay que dejar atrás el pasado,
porque un hermano encontró en el camino...

Comments:
Resulta como poco duro y triste no tener a nadie donde cobijarse ¡Con todos los momentos qye lo necesitamos!
Aún siempre hay alguien oportuno donde dejar reposar cabeza y pensamientos.
Ha de abrir esa coraza que la tiene amordazada.
Sagaz y bueno tu post.
 
me ha gustado tu relato, esta cargado de melancolia, siempre necesitamos a alguien que nos arrope y nos ayude
saludos
robert
 
A veces ese hombro donde poder reclinarse y llorar si es necesario viene de la dirección de donde menos esperas...

Un saludo
 
Me encanto tu relato quizás porque me vi reflejada en el... si no fuera porque no nos conocemos ...pensaría que estas hablando de mi ...

Saluditos con Sabor a Café
 
Y acá en mi soledad
soy otra más
con los labios
y la piel al descubieto
soy otra más
con la desnudez de la noche
sin ti...
 
Cuando Julia saborea su cafe de esa estupenda cafetera, sonrie y piensa que la vida le ha regalado mucho mas de lo que la ha privado...

Un beso animado
 
Gracias por el correo. Mira que si me pierdo esto...
El sentimiento de soledad, recompensado, no como ella pretendía, pero recompensado.
 
Un abrazo para Julia y otro para tí, quizás con un abrazo ya bastaba.
Besos.
 
Jop, me has emocionado :´(

Se me ha puesto la piel de gallina. No sabes lo mucho que me ha tocado dentro lo que has escrito. Gracias
 
Besos para vos, y para Julia (quien ella sea!)
 
Un gran relato para pensar en el fin de semana.

Buen Fin de Semana.
 
Yo siempre he dicho que todo nos pasa para aprender, las épocas en las que he crecido más como persona han sido las malas.

Solo aspiro a llegar a mañana pero por si llego me planteo planes para el futuro.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?